access_time
hourglass_empty
person_outline

Cómo la velocidad de la página web afecta el SEO y la experiencia del usuario

Han pasado años desde que Google anunció que la velocidad de carga de una página web sería un factor de clasificación para las consultas de búsqueda de escritorio. En 2018, la compañía expandió esta práctica a consultas móviles. No es ningún secreto; todo Internet estaba lleno de noticias sobre esto durante la mejor mitad de 2018.

¿Cuál es la relación entre la velocidad de una página web y el SEO?

La idea es sencilla.

Google está presionando para que los sitios web sean más rápidos y brinden una mejor experiencia de usuario. Si tu sitio web es lento, el sistema de búsqueda de Google lo penaliza. Tus páginas aparecen más abajo en los resultados de búsqueda y, a cambio, obtienes menos tráfico a tu sitio.

Esto no es ningún secreto. Google lo ha confirmado y pruebas exhaustivas han demostrado que es cierto.

Incluso puedes comprobarlo tú mismo. Escribe cualquier cosa en la barra de búsqueda. El sitio web mejor clasificado es casi siempre más rápido que el sitio web en el décimo lugar, y mucho más que los que se encuentran en la segunda o tercera página de los resultados de búsqueda. También puedes usar una herramienta como GTmetrix para ver los números exactos de tiempo de carga.

Sin embargo, no estamos aquí para hablar de viejas noticias. Al contrario, queremos abordar la intrincada relación entre los tiempos de carga de la página, el comportamiento del usuario y los SERPs. Es mucho más complejo de lo que la mayoría de la gente piensa.

Ahora, la velocidad de una página web no es solo un número fijo que utiliza el algoritmo de búsqueda de Google para calcular la clasificación de las páginas.

De hecho, los tiempos de carga influyen en el SEO en más de un sentido.

Es por eso que exploraremos exactamente de qué otra manera influye la velocidad de carga web en los SERPs.

Misión de Google

Primero, consideremos cuáles son los objetivos de Google. ¿Qué quieren y cuál es la mejor forma de lograrlo?

No hace falta pensar mucho para ver lo que hace una búsqueda de Google. Los usuarios escriben una o varias palabras clave y Google vuelve con la que mejor se ajusta a esa consulta.

El único objetivo de las búsquedas y las modificaciones del algoritmo de búsqueda es proporcionar resultados que respondan no solo a una palabra clave buscada, sino a la intención de los usuarios. Esto significa impulsar cualquier sitio web que brinde una experiencia de usuario positiva y penalizar a los que no.

Aquí es donde entra en juego la velocidad de tu página web. Hoy en día, casi todo el mundo está acostumbrado a que los sitios web se carguen prácticamente al instante.

Por lo tanto, si un sitio es lento, provoca una respuesta negativa en el usuario.

De hecho, los usuarios odian los sitios web lentos y las tasas de rebote pueden ser muy altas, hablaremos más sobre eso más adelante en el artículo.

Muy bien, podría decirse que los usuarios odian los sitios web lentos y el algoritmo de búsqueda de Google los penaliza.

Entonces, ¿qué significa eso realmente?

Las repercusiones son muchas.

Google intenta eliminar todos los sitios web que brindan una mala experiencia de usuario. Los sitios con contenido deficiente, que no son estéticamente agradables o que a los usuarios no les gustan por cualquier otro motivo (como la velocidad de la página web) son analizados constantemente por Google para ver exactamente lo que está sucediendo en su sitio.

No te limites a creer en nuestra palabra. Explicaremos exactamente cómo los tiempos de carga afectan el comportamiento del usuario y qué impacto tiene en los rankings de búsqueda.

Tasas de rebote y tiempo dedicado al sitio

Las altas tasas de rebote son probablemente el indicador más claro de que hay algún problema con un sitio web. Las personas que navegan rápidamente le dicen a Google que una página en particular no merece su lugar en los resultados de búsqueda.

Esto es lo que es el rebote:

Cuando un visitante encuentra una página en los resultados de búsqueda, la abre y se va sin interactuar más con el sitio web, decimos que “rebotó”. Esto puede suceder porque no les gusta algo del sitio web o porque el sitio web no tiene lo que están buscando.

Todos los sitios web tienen una parte de los visitantes que rebotan de forma predeterminada. Incluso el mejor de los mejores sitios tiene una tasa de rebote del 25% al ​​40%.

No puedes hacer que todos permanezcan en tu sitio.

Pero probablemente puedas adivinar a dónde va esto.

Los largos tiempos de carga de la página no solo exacerban la tasa de rebote; ¡Los hacen dispararse!

Si tus tiempos de carga aumentan de un segundo a tres, la tasa de rebote aumenta en un 32%. Aumenta los tiempos de carga hasta seis segundos y la tasa de rebote es un 106% más alta. Y solo empeora a partir de ahí.

Las velocidades lentas pueden elevar fácilmente la tasa de rebote por encima del 90% incluso para sitios web con excelente contenido y diseño.

Ahora, imagina cómo luce esto ante el sistema de clasificación de Google. El motor de búsqueda no sabe exactamente por qué el 90% de los usuarios se van después de abrir una sola página. La alta tasa de rebote solo indica que tu página no es un resultado que cumpla (y resuelva) las consultas de los buscadores de manera satisfactoria.

Lo mismo ocurre con el tiempo de permanencia en el sitio. Si un usuario abre un sitio web pero no muestra mucho interés en él (abandona rápidamente o navega por solo una página o dos), es probable que ese sitio web sea un mal resultado de búsqueda. El sistema de búsqueda de Google está destinado a penalizarlo.

Rand Fishkin de Moz demostró esto en un experimento de Twitter. Pudo manipular dónde aparecen las páginas web en los resultados de búsqueda haciendo que sus seguidores reboten en una página y pasen tiempo en otra.

Como era de esperares, la velocidad de la página web también afecta el tiempo que pasan en el sitio y las visitas a la página por visitante.

De hecho, si tu sitio web tarda dos segundos en cargarse, es probable que tengas un promedio de 8,9 visitas a la página por usuario. Si los tiempos de carga son de ocho segundos, este número cae a un promedio de 3.3 páginas por visita.

Los tiempos de carga rápidos no solo son buenos para mantener a los usuarios interesados ​​en tu sitio, sino que también evitan que tu sitio sufra caídas en el tráfico y las conversiones.

Clic por calificaciones (CTR, o Click-Through Rate)

Probablemente, el mejor indicador de un buen resultado de búsqueda es un resultado en el que los usuarios hacen clic.

Es cierto que la gente rara vez es demasiado cuidadosa al elegir qué sitios abrir. Sin embargo, tienden a escanear los SERPs para encontrar el mejor, y eso cuenta.

Por lo tanto, si una página web en los resultados de búsqueda obtiene desproporcionadamente más clics que las otras, Google lo nota. Las páginas con un CTR más alto alcanzan rápidamente la parte superior de los resultados de búsqueda, mientras que las que no obtienen clics se quedan más atrás.

Udi Manber, exjefe de calidad de búsqueda de Google, lo confirmó. También es evidente cuando echas un vistazo a las patentes de Google. Google definitivamente usa los datos sobre cómo los usuarios interactúan con los resultados de búsqueda para modificar los resultados para futuras consultas.

Nuevamente, la velocidad de la página web juega un papel aquí, aunque al principio no sea obvio a partir de los datos.

Tus tiempos de carga pueden afectar la forma en que los usuarios interactúan con tus páginas cuando aparecen en los resultados de búsqueda.

Es decir, el 75% de los usuarios evita volver a un sitio web que tarda más de 4 segundos en cargarse. Puede que ese tiempo de carga no parezca mucho, pero es suficiente para que las tres cuartas partes de los usuarios se mantengan alejados de tus páginas. Eso significa que las omiten si tu contenido aparece en los resultados de búsqueda.

Obviamente, esto perjudica las clasificaciones.

Las encuestas que estudian los sitios de comercio electrónico muestran que los tiempos de carga rápidos son importantes para la lealtad del sitio para el 52% de los usuarios. Esto solo sirve para mostrar más cómo los tiempos de carga prolongados pueden afectar la clasificación de búsqueda.

Por último, pero no menos importante, los usuarios se comunican entre sí.

Comparten experiencias, tanto positivas como negativas.

En otras palabras, si los usuarios esperan demasiado para que tu sitio se cargue, es posible que simplemente compartan su mala experiencia con sus amigos. A su vez, sus amigos pueden omitir tu sitio web si aparece en los resultados de búsqueda.

El proceso es muy sutil, pero puede agravar las consecuencias de una velocidad de carga web lenta.

Aquí está la conclusión:

Si tus páginas tardan mucho en cargarse, estás caminando sobre hielo fino. Incluso si mejoras los tiempos de carga, es posible que muchos usuarios sigan evitando tu sitio. Después de todo, no es su trabajo comprobar si la velocidad ha mejorado.

Este comportamiento de los usuarios provocará sanciones en el sistema de clasificación de Google, incluso si tu sitio tiene un contenido excelente, un diseño atractivo y una interfaz de usuario bien estructurada.

Conclusión

Con todo esto podemos decir que la velocidad de una página web afecta sus clasificaciones de búsqueda de muchas maneras.

Google ha hecho prácticamente todo lo posible para que los webmasters hagan sus sitios más rápidos. La tendencia definitivamente continuará a medida que la velocidad de la página web mejore la experiencia del usuario y Google continúe actuando como un guardián que desea hacer de Internet un lugar mejor.

Muchos propietarios de sitios web ya han actuado y muchas páginas mejoraron significativamente los tiempos de carga en 2018. Más temprano que tarde, no quedará más espacio para sitios web subóptimos.

Es por eso que debes seguir adelante mientras puedas y mejorar tu propio sitio web.

Entonces, ¿cuál es el próximo paso?

Familiarizarte con las técnicas de optimización de la velocidad de carga web y aplicarlas a tu sitio. Al menos cubre los aspectos básicos como la optimización de imágenes, la compresión GZIP y el alojamiento de sitios web de calidad.

Idealmente, mantén los tiempos de carga por debajo de los 3 segundos. Esto debería evitarte sanciones directas e indirectas. Los usuarios disfrutarán de tu sitio web y estarán encantados de visitarlo cuando aparezca en sus resultados de búsqueda.

Google no tendrá motivos para castigarte. En cambio, si los visitantes pasan mucho tiempo en tu sitio, esto ayudará con tu clasificación de SEO. Puede que acabes en el primer lugar de la primera página de Google.

Trabaja en la optimización de la velocidad de tu página web tan pronto como puedas y quedarás gratamente sorprendido.

¡Buena suerte para llegar al top del ranking!

El Autor

Author

Deyimar A. / @deyimar

Deyi es una entusiasta del marketing digital, con experiencia en diseño de páginas web, creación de contenido, copywrite y SEO. Forma parte del equipo de SEO & Localization de Hostinger. En su tiempo libre, le gusta desarrollar proyectos, leer un libro o ver una buena película.

Agrega un comentario

Comentario*

Nombre*

Correo electrónico*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Forma parte de Hostinger ahora!